viernes, 28 de marzo de 2014

Gonzo’s Kashmir Season #1: De una vez armemos el Soundtrack del año.


El otro día una alumna me pidió permiso para poner música en el salón, le pregunté sobre la música que quería compartir y me dijo que pondría Banda. La verdad hay mucha música de banda que es buena, pero la mayoría hoy en día solo habla del despilfarro de la vida y el menosprecio por la sobriedad, aspectos que a pesar de ser entendibles en un canto célebre, no considero que precisamente muestre lo mejor de una persona. Y no quiero ponerme de sangrón como mis amigos hipsters a querer instruir sobre gusto musical esperando que todos me digan que mi música (que para iniciar ni es mía) es la mejor y después quejarme diciendo que me copian. Además la mayoría de la música la conocí gracias a amigos y a programas de radio.
Por eso espero hacer constante estas entradas y compartir algunas canciones de mi setlist semanal, así como datos curiosos sobre la banda o la canción, quizá si alguna es nueva para ustedes y es de su agrado puedan buscarla para descargarla, también aceptaré recomendaciones,
En esta primer entrega de viernes se me ha ocurrido recomendar algo de música de comerciales, si, esas rolas que asociamos con un comercial pues no tuvo tanta difusión en radio como sencillo y que lamentablemente nadie nos supo decir cómo se llamaban y luego se nos olvidó buscar.

Goldfrapp:

Una sexy voz femenina decoró musicalmente una de las sensaciones visuales más seductoras que puedo imaginar -cubrirse en una caricia de aluminio-. Espero no sonar enfermo, pero amo la textura del aluminio, y Mac aprovecho esa delicadeza estética que prometían sus dispositivos         I Phone 5 S y C. La canción se llama Ooh La La y la interpretan los británicos de Goldfrapp, dueto inglés compuesto por Alison Goldfrapp y Will Gregory, Goldfrapp se ha dedicado a experimentar con sonidos electrónicos entre los que destaca el uso de mi amado theremin. Iniciaron su carrera exactamente a finales del siglo pasado y han crecido en este, tienen duetos con Marilyn Manson, Chistina Aguilera e hicieron un cover de Judas de Lady Gaga. Incluso inspiraron a Madona para grabar su disco “dance Confessions on a Dance Floor”. Como todos los grupos que aquí mencionaré, ampliamente recomendable.

Ooh La La fue considerada como la 10ª mejor canción en 2006 por la revista Rolling Stones, su letra ambigua habla sobre una relación sexual sin amor, y es la primer canción en la que el grupo ha utilizado una guitarra eléctrica.





The Asteroids Galaxy Tour:

Sobre esta banda me atrevería a decir que – Nacieron Grandes- desde el primer instante en que los escuché en un comercial de Heineken me enamoré de ellos, aunque esa cerveza es pésima, la canción era genial. Este grupo de pop alternativo danés cuya vocal Mette Lindberg, se parece a mi amiga Sujey, fue escuchado apenas unos instantes por Amy Winehouse en una maqueta que le hicieron llegar y de inmediato les pidió que se convirtieran en sus teloneros. Con esta carta de presentación se posicionaron rápido en el mercado y en una gira que los llevó a NY fueron escuchados por Katy Perry quien no dudó un segundo en hablar maravillas sobre ellos, su música ha sido requerida para otras propagandas, tal como es el caso del I Pod touch en 2008. La canción que aquí presento “The Golden Age” recibió la siguiente crítica de la prensa:

"Adictivo musical peculiar soul pop con actitud, barrido arreglos musicales con una de las mejores voces, conocido por sus conciertos en vivo infecciosos, brillante, pop optimista, aunque con un cuerno con infusión, un poco psicodélico, C-Walking, hasta balanceo de la pierna -la división y el hip- agitando su camino a través del sonido de infusión como ningún otro, música efervescente que le recuerda de una docena de summerskaleidoscopic monstruo glorioso, burbujeante e hipnótico..."







Shiny Toy Guns:

Para que no me digan eurocentrista, esta banda originaria de Los Ángeles California también entra en la lista, lo que me resulta curioso es que lo hacen con un cover de Peter Schilling el cual narra una aventura de un personaje creado por David Bowie inspirado en una película de Stanley Kubrick, es decir, es producto de una cultura cosmopolita y con bastantes influencias de muchas partes. El Mayor Tom es un astronauta que se aburre en su lata de aluminio (Su nave) porque ha quedado varado flotando en el espacio y sin contacto con la tierra. Major tom es el título que utilizan en el comercial del automóvil Líncoln MKZ  del 2010.





La Ventana indiscreta, sin datos oficiales.

Hace ya algunos años Doritos, si, la botana que se da aires de más alternativa en el país, realizó una exitosa campaña viral por internet, convocaron a todo quien quisiera la oportunidad de realizar un comercial para Doritos a enviar una propuesta que conservara el eslogan “Las cosas buenas de la vida, rólalas”. Los finalistas se apegaron a varios aspectos virales de internet, utilizaron temas como las cadenas por e mail, los videos famosos de youtube o la facilidad con que algunas personas se convierten en estrellas a causa de una accidentada aparición en la red.


Lo único malo de este comercial es que, ¡NADIE SABE COMO SE LLAMA LA CANCIÓN! En serio, nadie desde hace años ha podido responder en internet el título de la rola de fondo, cientos de gente ha preguntado por ella pero nadie responde, hay foros al respecto en internet, y ninguno ofrece una respuesta. Francoparlantes la han intentado goglear por lyrics y tampoco. Ni Shazam, ni TrackID la reconocen, simplemente no hay datos, así que si alguien la conoce, por favor comente el título, yo les dejo el comercial.


El Rey es el Rey, Elvis Presley

Ya fue suficiente de canciones para solo oír, ahora es turno de una de esas canciones con las que deberían iniciar todas las fiestas, quien quiera que no baile de perdido los ojos con esta rola, simplemente no debería suscribirse a este blog. A Little Less Conversation es una de esas canciones que precisamente propone eso, menos charla y más acción. La canción original la interpretó Elvis en el 68, no obstante en 2001 la incluyeron en la banda sonora de la película Ocean´s Eleven o mejor conocida como La gran estafa, y dieron la oportunidad a un dj de mezclarla, la tarea fue hecha por Junkie XL (Tom Holkenborg) quien realizó un muy buen trabajo.

La rola fue elegida entonces por Nike para su campaña publicitaria previa al mundial de        
Korea-Japón, y realizaron uno de los videos más épicos de la primera década de este siglo. La idea era simple, cascaritas entre superestrellas de futbol, 3 vs 3, un barco, y un gran premio de por medio, ah, y un final absurdo. Todo lo que quiere un adolecente. Esta fue LA CANCIÓN, al menos durante los años de prepa.



miércoles, 26 de marzo de 2014

Teatro de papel... Revolución.





Por ahí guardaba algo de sano entretenimiento, Una canción poco conocida de Chava Flores en Teatro de Papel

Arrogancia, el perfume del orden.








Decían que era un chico brillante, erudito y sensible a
cualquier expresión artística. Su gusto estaba comprometido con un orden donde
la belleza trascendía sobre una superficial observación, él se preocupaba por
problematizar y resolver cada aspecto de todo aquello que le rogaba por su
opinión. En pocas palabras, describirlo no es posible sin problematizar su
arrogante perfección.

Un hombre de observaciones también es un hombre de “peros”,
de caos y constantes crisis ante el desorden, en el caso de él era sencillo
explicar su comportamiento, quería ser valioso. Él procuró dominar idiomas,
abandonó bibliotecología para estudiar historia, y ahora solo consume los
productos animales a los que considera necesarios; no obstante pocas historias
de las que narra explican porque llegó a la escuela de idiomas o a
bibliotecología, o porque aborrece la ropa de piel mientras disfruta de un buen
corte de carne.

Mi amigo al igual que un servidor, pertenece a una
generación que le dio la oportunidad a quienes no suelen tenerla mientras que
el único requisito era desearla. Ambos entramos a la universidad más
prestigiosa del país a causa de la deserción de aspirantes el año de su huelga,
y si acompañamos ese incidente con nuestros intereses por lo exótico, no sería de
extrañar que formáramos grupos con nuevos modos para resolver las preguntas. Lo
considero una persona de la élite dentro de mis amistades, y por ello me ha
dolido su historia de negación.

Hace relativamente poco tiempo aprendí a armar un cubo
mágico, aprendí un algoritmo que permite resolver el cubo sin importar cual
revuelto esté, e hice una observación. Para armar ese cubo es menester ver al
cubo como un conjunto y no como 6 caras que se arman por separado, cada
movimiento altera al resto de las caras, por ello el algoritmo exige que se
considere cada cuadrito al momento de acomodar otro y nunca perder uno solo,
desde el momento que te concentras en una cara y arrojas al resto de los colores
a la espera sabes exactamente donde volverán a aparecer para tomar su sitio. Yo
comprendí que en ese cubo, nunca sobran cuadritos de colores, algún día
giraremos la cara exclusivamente para acomodarlos.

Mi amigo no piensa igual, y aunque está en su derecho no podrá
evitar que lo problematice como él al arte o a las costumbres populares. No
pretendo narrar que sus actividades ilustrativas fueron alternativas por no
poder ingresar a la licenciatura como si fuera un chisme, pero si es necesario
contarlo porque esos malos momentos formaron un rencor de su parte por los
detalles sin reflexión de los hombres, y se ha dedicado a proyectarse como un
ejemplo, un ser inmaculado que al saberse humano exhibe el derecho a equivocarse
siempre y cuando sea aborrecido hacerlo, una persona que pueda señalar todos
los males sociales y a la vez cometer algunos con la expiación por admitir que
son despreciables. Mi amigo arma su cubo mostrando solo una cara a la vez.



Es lo malo de muchos de nosotros los intelectuales, sabemos
que no podemos cubrir todas las causas del mundo pero nos atrevemos a mover las
piezas para que desde nuestra vista todo se entienda con orden, es por eso que
grandes deidades caídas, emperadores, dictadores y científicos descubrieron en
sus utopías el perfume del orden, que a su vez huele a arrogancia.

miércoles, 12 de marzo de 2014

Porque me he permitido tener una fantasía.

Balam… Palabra que para algunos significa jaguar, y para otros, nos habla de un ser divino.

¿Cómo podría describirla, si no es como una divinidad? Quizá porque más que una persona, más que una mujer, en mí se hizo significante en un pensamiento. No puedo hablar de ella sin pensar en su avanzar felino sobre el sitio que ocupaban mis sábanas, mismas que arrojó antes de dirigirse ante mí como asechando la más congelada de sus presas, como si me tratase de la única ave que no pudo volar, como si me tratase del quetzal aterrado e intrigado por su mirada, por el ritmo de sus caderas cuando recorre cada medida sobre mi cama acercándose. Los jaguares tienen esas patas acolchadas que los convierten en criaturas del sigilo, seres silenciosos que solo pueden ser percibidos cuando ya explotaron en ataque sobre uno, no obstante ella es lo contrario y lo mismo a la vez. Ella captura toda la atención para petrificarme, a pesar de que el sonido de sus rodillas sobre el colchón son mudas, provocan en la vista un enorme escándalo; anuncian con fanfarrias que seré su presa, su alimento, y que no desea más que saborearme, sabrán los dioses en qué medida. Y si es cierto lo que los mayas creyeron, como buena presa de sacrificio seré regocijado en un más allá extremo placentero. Y si es cierto eso, como buena presa de sacrificio, no soporto la espera por el momento que ella, Balam, comience a devorarme.

Su nariz apenas se acerca a una de mis rodillas e inhala cuanto perfume de feromonas se apresura a cosechar mi cuerpo, mi pulso me revela que lo hago rápido, mi carne está lista, se que usualmente nosotros somos los cazadores, pero el sentirme presa suya no me hace menos, porque nosotros perseguimos bestias por hambre, y las deidades cazan almas por deseo.

Un colmillo suyo aprieta su labio inferior y lo hace latiguear discretamente, su ceño se frunce sin enojo y después hace una seña con su ceja que me indica que la diosa me ha aceptado. Caigo rendido, no esperaba realmente que una noche de versos terminara en esto, no imaginé que pudiera hacer lo que solo los maestros brujos lograban, invocar a los espíritus, a las fuerzas naturales, al instinto predador que en ella se hacía dormido, a ese salvajismo que bajo su dulce sonrisa habría de esconder el cuerpo cálido que escala sobre el mío ahora.

Mi mirada se pierde en lo alto de un techo que para mí ahora es el único firmamento, un espacio vacío en el que no puede perderse también mi pensamiento; mis ideas, mi mente, mi consciencia, se encuentran más cerca de mí que nunca, se encuentran repartidas en mi cuerpo, sintiendo los pasos de lo que su delicado toque aprieta sobre mí, pisadas y recorridos que no desgarran la piel, sino que la perfeccionan.

Su respiración en mi cintura canaliza toda mi consciencia a esa zona, mi sudor se enfría y las pupilas se contraen, mi cuerpo reacciona como el pueblo abatido entregándose a su destino, me entrego a quien ahora posee mi atención entera. He visto a los felinos beber y usar su lengua haciendo que los sorbos de eternidad vayan a ellos, también los he visto encariñándose con lo que cazan y jugándolo a arrojarlo y atraparlo con sus garras, mirándolo atentamente y después atacarlo. No necesitaba imaginarlo, solo sabía que al igual que un trofeo, ella me tenía y yo no quería ser de otra apersona, ni de otro lugar.
Ignoro el tiempo que está transcurriendo, mientras acaricio su cabellera pueden pasar minutos o años, solo sé que su beso me hace sentir mi edad. Con una gran sonrisa recibo su presencia un poco más arriba, ha escalado en un abrazo y me tiene completamente atrapado, mi instinto me hace luchar con ella, pero contradiciendo la supervivencia, mi lucha es para que no se aleje, para que continuemos juntos, para seguir siendo suyo.

Entre giros y caricias he colocado un beso en cada parte de su piel, de modo tal que las huellas coincidan con las manchas características de su especie, en represalia ella me araña, me muerde, me sacude y eriza. Es una extenuante batalla, que dejará heridas privadas, heridas que en la intimidad curan otras de mi alma maltratada.

Es mi victoria, el acto que redime mis viejos errores, viejos tropiezos y más antiguo a ello, mis viejos deseos. Es ella quien me abraza ahora y consume con su calor quien me hace un testigo, un creyente y fanático de su existencia, que ahora da testimonio que en las sombras hay un ser divino, que entre sonidos de ronroneos me roba el alma y la voluntad, que me escala y derriba, que me gruñe y que me estima, una criatura felina que me aprieta y me mira, que respira sobre mi boca y hace de la oscuridad su hogar, que me explica con sus movimientos el porqué es nocturna, el porqué es divina.

Siento su presión, si este es el calor del infierno pronto podría acostumbrarme, a sus castigos, al modo en que me sacude y se estrella contra mí, a la textura de sus hombros que al besarlos le hacen voltear a verme,  a sus ojos que me piden que continúe y a mi entrega que decide no cansarse de ella. No intento domarla aunque parezca ahora lo contrario, quiero entrar en ella cuanto sea o no posible, como para regresar a la tierra al mar o a cualquiera que sea nuestra naturaleza, y si esa es manifestación del fuego, quiero entrar en ella como guerrero, vaciarme por completo de sangre y voluntad, vaciarme en ella.

Nuestras mejillas se han reunido, nuestros cuellos se vuelven continuos destinos en los viajes de nuestros labios y los ronroneos se convierten en un par de retumbantes rugidos, mientras yo en ella plantaba la semilla de mi presencia, ella en mi sembró la suya del coraje. 


lunes, 3 de marzo de 2014

Canción maldita en Do menor


En 1941 Billie Holiday causó un gran escándalo al interpretar la canción más peligrosa del momento: Gloomy Sunday, canción culpada de ocasionar la muerte de varias personas que la escucharon al otro lado del mundo, y cuya virtud era el expresar una enorme tristeza, tanta como para deprimir a cualquiera hasta llevarlo al suicidio.



Se cuenta a modo de leyenda urbana que la canción fue compuesta por el húngaro Rezso Seress en 1933 con ayuda de un amigo: László Jávor. Su  inspiración fue una tragedia amorosa: con una mujer que despreció al autor por pobre (en algunas versiones es Rezso y en otras László). La canción, al llegar a los oídos de la mujer que rompió el corazón de Seress o Jávor, la incitó a suicidarse, acto que provocó que cayera sobre la canción una terrible maldición: todo aquel que la escucha corre el riesgo de ser poseído por la tristeza y, en consecuencia, termina con su vida. Este embrujo alcanzó al mismo autor (Rezso), quien en enero del 68 se quitó la vida también, arrojándose por una ventana.






La verdad, las fuentes difieren sobre el origen de la canción y su relación con los suicidios. Algunas biografías enfatizan la amistad de Seress con Jávor durante la composición, otras mencionan que Seress escribió su propia versión mientras que Jávor escribió una segunda menos melancólica para que fuera grabada por Holiday. Lo que es cierto es que la letra se inspiró en una relación fallida con una mujer casada, pero no se ha comprobado que se haya suicidado.

La supuesta canción original era interpretada por Rezso en el restaurante Kispipa Vendéglő, lugar frecuentado por prostitutas, músicos y espíritus bohemios de esa época. En esos años Hungría pasaba por un escenario nada alentador: el ascenso de Hitler al poder y la guerra mermaban el espíritu de cualquiera, y debemos agregar que Seress era judío. Por una parte es comprensible que a ese lugar llegaran constantemente jóvenes desalentados que; al escuchar una canción fatalista y con varias copas encima, se sintieran motivados para realizar un acto suicida. No obstante la población aledaña comenzaría a adjudicarle la responsabilidad al pianista y a su canción maldita.

Seress tuvo la oportunidad de ir a América y cobrar regalías cuando Holiday popularizó la canción en inglés, aunque con la misma música; sin embargo, él no quiso dejar su tierra y decidió compartir el destino de Hungría y trabajar en un campo de concentración donde él sobrevivió, pero su madre no.
La BBC vetó la reproducción de la canción en Inglaterra por décadas y fue secundada en Hungría.  Oficialmente sólo se vinculó a Szomorú Vasárnap (título húngaro de Gloomy Sunday) con 17 muertes, las radiodifusoras le adjudicaban cientos. Gloomy Sunday cargó con la herencia suicida de la canción original y también fue prohibida incluso en locales.

Por otro lado en América el veto no tuvo tanto impacto y parecía que se trataba más de una táctica mercantil que de un suceso paranormal. Holliday,  a inicios de los 40s, la posicionó entre las canciones más populares. Supuestamente  este éxito motivó a Rezso a suicidarse el 12 de enero de 1968  por una supuesta culpa que sentía por los aumentos de suicidios a causa de su obra.

Con el tiempo Gloomy Sunday se popularizó y recientemente ha sido interpretada por distintos artistas de géneros diferentes como: Heather Nova, Beth Gibbons, Elvis Costello, Björk, Sarah Brightman, Sinéad O'Connor, Rick Nelson, Diamanda Galás, Lydia Lunch, Paul Whiteman, Emilie Autumn, Christian Death y Portishead.

Hoy en día es una canción de culto, buscada principalmente por retadores de la leyenda, no se puede negar que causa cierto morbo el escucharla y terminar triunfalmente sin suicidarse.
También ha inspirado películas como: La caja Kovak (2006) y Gloomy Sunday - Ein Lied von Liebe und Tod. Además ha sido parte de la banda sonora de  Schindler's List y Los Simpson (la canción aparece al inicio del episodio Treehouse of Horror XVII).