miércoles, 16 de enero de 2013

Fichas de mis carritos: #23 Shelby Cobra GT 500 (Mustang)





  
Uno de mis pasatiempos es juntar carritos, además debo confesar mi afición por el diseño automotriz, por ello he decidido realizar estas fichas que comparto con ustedes con los datos más interesantes de cada uno de mis modelos.
Marca: Shelby/Ford
Año: 1968
Tipo: convertible, deportivo

Historia: Shelby y Cobra expandieron sus horizontes, esta ocasión Ford les abrió las puertas del arca por completo y la cobra se fusionó con el auto emblema de Ford… El Mustang. Esa fusión buscaba mejorar el rendimiento del favorito de la casa de Ford, Shelby era sinónimo de rendimiento y podría convertir al auto del caballo en un competidor rival para el Corvette en las pistas. En un inicio el diseño no priorizaba la comodidad, pero eso fue cambiando poco a poco en cada edición. Incluso se le agregó una barra antivolteo.
Todos los Shelbys Mustang contaban con el motor de la Cobra y llevaban una placa con la letra “K”, hasta 1968, cuando se retiró el nombre de Cobra al Mustang, convirtiendo a este modelo en el último de la leyenda de los Mustang de alto rendimiento, por ello ese año se aprovechó y llamó Cobra Mustang tanto al modelo GT350 como el GT500.

martes, 15 de enero de 2013


Fichas de mis carritos: #22 Shelby Cobra Daytona




  
Uno de mis pasatiempos es juntar carritos, además debo confesar mi afición por el diseño automotriz, por ello he decidido realizar estas fichas que comparto con ustedes con los datos más interesantes de cada uno de mis modelos.
Marca: Shelby/Ford
Año: 1965
Tipo: Coupé de competencia

Historia: El Cobra era un auto que alcanzó gran velocidad y glamour conjuntando un diseño inglés, elegante y una fuerza americana ambiciosa. Pero no fue el límite de velocidad que alcanzó ese nombre. Entre 1964 – 65, Shelby con el apoyo de Ford decidió reeditar su carta favorita en un nuevo reto; “Las pistas de competencia”. Cuando Ferrari no le quiso vender su compañía, Ford inició una resentida competencia con la marca italiana y por ello confió en su auto especial. Con la pluma del diseñador Peter Brock, el Cobra sufrió una metamorfosis que le aumentaría estabilidad y velocidad, el rasgo más característico en este cambio fue la nueva “Cola recortada” o “cola de ganso”, modificación en la parte trasera del auto que potencializó el rendimiento del Cobra, también se le agregó un techo que lo hizo más aerodinámico y un frente más bajo y filoso, el Cobra era otro, y por ello se le nombró “Cobra Daytona”

Lamentablemente para Ford, aunque destacó en las carreras, no pudo vencer a su rival; el Ferrari P3 en Le Mans, donde 6 caballinos rampantes pasaron antes que el primer Daytona. Su diseño resaltaba la velocidad, pero los Ferraris lograron una mejor estabilidad, y en el circuito más importante, Ford no logró la victoria deseada.