miércoles, 20 de junio de 2012

¿Tu jefe fomenta la diversión?




CIUDAD DE MÉXICO — El jefe que cuenta los minutos y los segundos que el empleado pasa en la oficina puede ‘enfermar' al trabajador. Estar más de 11 horas al día en una oficina incrementa un 40% el riesgo de tener problemas del corazón, según un estudio de la escuela de medicina de la Universidad de Sydney, Australia.
A muchas oficinas les cuesta despegarse del modelo laboral ‘mecánico', enfocado a cuánto tiempo pasa la gente en el trabajo. 
En ese esquema, el éxito se liga a la creencia de que los mejores se quedan hasta altas horas de la noche; para algunos esa es la imagen del profesional perfecto, explica Nuria Chinchilla, directora del Centro Internacional Trabajo y Familia del IESE Business School. 
El reto es lograr un ambiente que combina las exigencias laborales con acciones para que la persona gane cierto ‘equilibrio' en su lugar de trabajo. Cuando se vive lo contrario y el empleado es como un ‘rehén' de los horarios, el deseo de renunciar aumenta casi cinco veces, indica la especialista. 
Convivir no tiene porque implicar grandes gastos. "Frenar las actividades por 15 minutos realizando otra tarea ayuda a mejorar el desempeño. Aunque esa dinámica debe tener ciertas reglas, no hay que malinterpretar esa flexibilidad con estar gran parte del día conectados, por ejemplo", señala un artículo publicado por el Institute of Personnel & Development del Reino Unido.  
Lograr esos espacios de "distracción laboral" no es fácil. A propósito de las próximas Olimpiadas, una encuesta realizada por el portal Monster refiere que uno de cada diez jefes (11%) fomenta ver deportes por diversión, mientras que seis de cada diez (57%) de los trabajadores no están interesados en esta actividad. Un cuarto de los trabajadores (25%) tiene prohibido este tipo de acciones y 7% planea pasar por alto esa prohibición. 
El sitio web preguntó a sus visitantes ¿en tu trabajo te permitirán ver lo eventos deportivos? De los 3,687 participantes, las respuestas apuntan que los menos interesados en este tema son los trabajadores de la Unión Europea, siendo los alemanes los más indiferentes. Los empleados de Estados Unidos y México afirmaron que su jefe da la oportunidad de ver deportes como una opción de esparcimiento. 
En el Reino Unido es donde más se les prohíbe ver deportes. 39% respondió que no se les permite ver estos eventos, un porcentaje similar al de Canadá, en donde 32% de los empleados no pueden ver deportes en la oficina. Aún cuando se les limita, los trabajadores están dispuestos a tomarse ese rato de distracción por su cuenta. La encuesta reveló respuestas similares en Canadá (9%), Reino Unido (8%) y EU (8%). 
"Disfrutar o debatir sobre eventos deportivos -especialmente con los eventos de interés internacional- puede ayudar a los compañeros a fomentar la convivencia", dice Carlos Purdy, experto en carrera de Monster.com. 
De acuerdo con la consultora Pamela Meyer, directora de la firma Meyer Creativity Associates, las oficinas pueden comenzar por crear un ‘espacio de juego' (playspace) o de creatividad, "no iniciar todas las mañanas con la acción ‘tradicional' de contestar correos, o cerrar la tarde con una junta interminable". En lugar de ello, dice, hay que armar actividades en las que el empleado encuentre un rato de "libertad" en su oficina. Pueden ser funciones de cine, talleres de lectura, competencias deportivas, o el simple hecho de reunirlos en una sala para fomentar una lluvia de ideas, mientras se escucha música. 
El problema es que las empresas definen estas dinámicas como pérdida de tiempo o "tonterías". Sin embargo, una cultura laboral en donde se invita a "dar ideas, equivocarse sin ser castigado y opinar sin que se considere algún comentario como ridículo", genera trabajadores más arriesgados para desarrollar proyectos que den buenos resultados a la empresa, puntualiza Meyer. 


Crean bolsa de aire para ciclistas en caso de accidente



París, 23 May (Notimex).- Un par de estudiantes suecos inventaron el “Hvvding”, un casco tipo bolsa de aire que se despliega para proteger la cabeza de los ciclistas y motociclistas en caso de que sufran un impacto violento.
En realidad se trata de un collar metálico cargado de helio que despliega un cojín de aire alrededor de la cabeza cuando ocurre cualquier tipo de accidente, ya sea un choque o una caída, reportó este miércoles el diario francés Le Figaro.
“¿Sueña con ir a trabajar en bicicleta o motocicleta pero le disuaden los peligros del tráfico vehicular? ¿Le desagradan los cascos que vienen con ellos? El Hvvding es para usted”, afirma la publicidad de la innovadora bolsa de aire para ciclistas.
El dispositivo, que es adaptable para que lo lleven todo tipo de personas, se despliega en una décima de segundo y envuelve el cráneo y el cuello de quien lo porta, proporcionando una protección adecuada independientemente del percance.
La bolsa de aire se activa gracias a una multitud de sensores que detectan impactos repentinos o una posición anormal del conductor.
La idea de crear este producto nació a raíz de la ley en Suecia que exige a todos los motociclistas y ciclistas a utilizar un casco y de las innumerables quejas relativas a la fealdad de los cascos clásicos y las referentes a que estropean el pelo de quien los usa.
“Para mantener el estilo absoluto sin riesgos, el Hvvding tiene un precio de 320 euros” (402 dólares), añade la publicidad.