sábado, 10 de noviembre de 2012

Rescatando apuntes de antaño.

Poema sin título #21


Cuando tuve ojos miré primero bajo las sombras
Buscando las siluetas de algo a qué aspirar
En el suelo caían de los fulgores solo sobras
Sólo de lo oscuro me podía inspirar

Soy de una tierra de antropófagos sarcásticos
Que te sonríen si les agradas y te muestran los dientes
Ellos te escuchan y contestan irónicos
“la sonrisa es presunción del arma que uso cuando mientes”

Yo no quería conservar la tradición añeja
De crecerme nutriendo de lo que a otros arrancaba
Fortaleciéndome sobre un cadáver que se deja
Y se olvidaba cuando toda su sangre se secaba

Y al salir del pueblo que podría devorar a su madre
Vi sobre una flor mítica colores desconocidos
Aromas varios que no eran de la sangre
Sonidos nuevos se engalanaban en mis oídos

Por probar la fuente de esa dulzura yo hubiera matado
Vencer a rivales enormes me parecía un precio justo
Sin embargo no es el camino de lo que me ha fascinado
La destrucción es lo contrario a lo que hace ella por gusto


Sus manos a la flor  no rompían, no rasgaban
Creo que se llama caricia al gesto que ella tiene
Esos dedos lejos de dañarla, la adoraban
Con cariño ella por no pisarla su paso detiene

Ella es una chica sabia, y con música duerme a bestias
Y se abriga entre ellas, no las piensa, las siente
Mientras duerme me acerco para evitarle molestias
Sé que si despierta me mira, no seré un ser decente

Mi cuerpo tiene la sangre por fuera y la mirada para adentro
yo muerdo con la mirada y con la boca observo
Ella halla  lo bueno en todo lo que yo nunca encuentro
Se limpia de males y no juzga ni a la rata o al cuervo

Su mundo es tan lejano de lo que yo he conocido
Tan opuesto el valor que a la vida ofrecemos
Sus cuidados son con todo lo que he omitido
Mi coraje lucha por obtener la carne que comemos

Me resulta admirable que ella ya lo entiende
Que no es carne lo que al cuerpo hace
Que no es lo que lo cubre y sobre ello se extiende
Que es el alma lo que da vida desde que nace


Me detengo de comer humo de gigantes que lo exhalan
Le miro sonriendo cuando su beso a la tierra toca
Que no es otra de las que los materiales alaban
Que sin miedo duerme sobre hierba o sobre roca

No muerde, no mastica, no mata ni corrompe
Se sienta y aprecia cómo crece la vida
No transforma esperando quién lo compre
Recrea, construye y sueña cuando dormida

Se marcha por caminos inciertos pero luminosos
Me quedo buscando su rastro para no perderla
Sé que no andará huyendo de los tenebrosos
Que enfrentará valiente lo que busque devorarla

Pues, apetitoso resulta para el hambriento
Para el malvado y para el aventurero
Marcarse en sus manos quemando todo lento
Para que recuerde el dolor portando un letrero

Yo le amo porque ella ha probado lo que es amar
Que no es retener en posesiones y aferrarse
Sino saberse uno entre el desvelo y el soñar
Y a lo que se cree, a eso hay que entregarse


Le deseo buen viaje en estas tierras
Le deseo alcanzar no igualando la distancia
Sino en la fe de sus maneras
Siendo yo día a día con constancia

No volveré a ser lo que consumo
Desde que la vi, sé que somos lo que hacemos
Con una sola vida, cuya muerte no presumo
No somos nosotros, sino reflejo de quien creemos.

1 comentario:

  1. upale, me mareó, no por presumir pero me siento identificada, ella debe ser prima mía jajajajja en serio waou no es solo el poema en sí su forma de abordarlo es lo que dice, lo que dice de ti y de ella ufff que bonito que el amor ayude manche con sus colores el gris de tus amores BRAVO MI GRAN AMIGO UN BESO SANO JAJA

    ResponderEliminar