jueves, 18 de marzo de 2010

La fuerza de un hobre ordinario se ve nublada por el miedo a un demonio, eso le da desventaja.

Episodio 28: El Hijo del Arcángel
El ring de la arena estaba casi devastado, las lámparas parpadeaban y volaban chispas de los cables que columpiándose alcanzaban alguna superficie, los asientos bañados en escarlata no hacían con su brillo menos oscuro el lugar, por el contrario el silencio del espacio se conjuntaba con el caer de las gotas rojas a sus respectivos charcos. Las pocas luces que siguen en función también oscilan y crean el efecto de movimiento en las butacas, ningún testigo quedó después de la catástrofe, solo quizá podamos contar a una expectativa que cubre a todo como rocío formándose.
Cerca de una orilla del ring, debajo de los escombros se mueve y asoma una mano buscando abrirse espacio, poco a poco la sigue el resto del cuerpo de Abraham.
-Siempre llego tarde, otra vez perdí- se dice a sí mismo antes de soltarse en llanto.
-Todo llega cuando es su momento, solo evita que sea el destino quien te imponga sus límites, puedes anticiparte- Jesús con un carácter cálido se acerca a Abraham para ayudarlo a salir-. Eso que tu llamas llegar a tiempo es solo crear condiciones favorables para que se de lo que quisiste.
-Pero no pude salvarte- El joven con una expresión tan triste como cuando se quedó sin novia evita mirar de frente a su amigo.
-Fui yo quien lo decidió así, desde un inicio no quise ver que aunque no es del todo correcto tu proceder, el control que planea el líder es completamente…-dudando Jesús respira hondo-. ¡Tiránico!
-Pero ahora estás…
-¡Tranquilo!, no importa como esté ahora, eso habla del modo en que he vivido, y aunque no sabes casi nada de mí- Jesús sacude el polvo de los hombros de Abraham-. Escúchame, el líder está a la cabeza de una organización que se llama SPTTRO, ellos tenían siete rollos con poderes impresionantes, pero no te dejes engañar, todos son el mismo en realidad, solo son siete partes del mismo sello, si dejas que se abra por completo… En el transcurso de siete años todo lo que conoces estará en un riesgo que ni siquiera tú podrás enfrentar.
-¿Rollos, sellos?, no entiendo de lo que hablas- Abraham ha recibido la información muy rápido-
-Mira, tú eres más especial de lo que pensaba, al parecer podrás enfrentar a esto, hay siete sellos que al abrirse, cambios importantes pondrán en riesgo a la gente que defiendes, el primer sello se abrirá cuando se abra el séptimo de los rollos, en SPTTRO no hay gente ordinaria, y nadie puede abrir los rollos por su cuenta, solo algo divino puede.
-¡Ya te dije que no creo en dioses!- Abraham reclama cuando recibe una bofetada de su amigo.
-Tú eres un arcángel y te callas- Jesús enojado-. Has peleado contra todas estas fuerzas y, ¿sigues dudando?, eres un necio. Solo algo divino podrá abrir los rollos, pero en SPTTRO las criaturas no pueden asimilar a esa divinidad, sé que no crees en divinidades, pero ellas se manifiestan a través de lo que conoces, a través de la gente, por eso Ramadán tenía que meter el rollo en personas, porque la gente es la manifestación divina que necesitan.
Abraham queda impactado por las menciones de Jesús, No se había detenido en los detalles que menciona su amigo, pero ahora todo tiene sentido del por qué Ramadán nunca se había hecho más fuerte con el poder de los rollos, y más aún, está por descubrirse por qué lo han seguido a él.
-El líder quiere una vez abiertos los siete rollos, usarlos para ver qué poder alcanza un ser de su naturaleza, quieren experimentar contigo, si los encuentras antes, evitarás que abran el séptimo rollo- Jesús toma las manos de Abraham- Falló mi técnica en el último momento y quizá con el tiempo Ramadán regrese, su poder verdadero no lo mostró cuando peleó contigo, es mucho más cruel de lo que puedes imaginar, deberás estar atento.
-¿Entonces, tú volverás también?- Abraham con ilusión mira a su amigo.
-Te dejé un regalo… Adiós Abraham, amigo de Dios.
Jesús se desmorona y no se distingue entre él y el aire cuando los fragmentos se separan, y vuelan, al igual que el tiempo se lleva la vida, el leve viento se lleva los rastros del muchacho. Un estruendoso golpe hace que Abraham volteé y mire a Damián enloquecido dándole una tunda al… ¿Arcángel?

Abraham patalea en la cama asustando a Arturo ocasiona que este lo calme, pero aún no sale de su sueño.

Un momento de tensión se prolonga la media hora de tregua que el Hijo del Arcángel pidió, el operativo que la policía plantó ya se ha dispersado, un ciento de elementos encubiertos entre el público se ha infiltrado con armas esperando a que el malvado Arcángel se presente, ante la presión de los medios el luchador decide prepararse para salir a la arena y dirigirse al público, toma su capa y se dirige al enfrentamiento. En las gradas se genera más expectativa cuando las luces se apagan y otras que sirven de señalamientos para la visión indican que se debe prestar atención a la salida de los personajes, Damián presta atención mientras una música de surf enfatiza la presentación del héroe de todos. Él piensa que ya es el momento de entrar en acción y planea como acercarse al ring de modo rápido cuando sea necesario.
-Damas y caballeros- El Hijo del Arcángel saluda a la gente a través del micrófono, con un aspecto fúnebre está por anunciar que lo ha plantado el rival-. Les agradezco su presencia para apoyarme esta noche, noche en la que buscaba el salvar el nombre de mi padre y al símbolo de un héroe que siempre luchó por el bienestar de los débiles, es una pena que no pueda llevarse a cabo del modo que se había propuesto.
Damián corre y salta desde su sitio en las gradas, al acercarse al ring da un salto y apoyándose en la elasticidad de las cuerdas, entra de modo acrobático en la zona de combate, ágilmente se quita la gabardina dejando al descubierto el atuendo del Arcángel, la gente guarda un silencio como gesto de sorpresa, el luchador también queda anonadado por la destreza de su enemigo y comienza a aumentar el nerviosismo.
-¡Te presentaste!- el enmascarado oficial le habla olvidando que todos escuchan el resueno en el audio local.
-No soy un cobarde, claro que vendría- señalando su rostro-.He asistido, para quedarme con tu máscara.
A las afueras de la arena, una fuerte lluvia regresa, incluso se escuchan unos sórdidos truenos que hacen sentir como si crujieran más allá que solo los oídos. En el interior el silencio también es ruidoso, como si los murmullos asumidos fueran incluso más escandalosos ahora que están ausentes. Todos sabían que era lo que pensaba la persona de al lado, todos están aterrados ante la duda en que su héroe pueda defenderlos de la entidad demoniaca, aquella a la que aún llaman el Arcángel.
El referí que aceptó a quedarse para el encuentro es ni más ni menos que “El Juez del Moño”, seguidor de la trayectoria del primer encapuchado y reconocido réferi en el universo luchístico, los medios apuntan con curiosidad al retado como si tuvieran la esperanza en que sus equipos de modo mágico tuvieran esos rayos equis para atravesar la máscara del Arcángel y averiguar por adelantado la identidad del enemigo público, ahora para conocer el rostro del otrora paladín es menester espera y confiar en el luchador que está por enfrentarlo. El comisionado para el complejo operativo en caza del paladín no es otro que un joven capitán que suele tener roces dentro de la política de la academia de policía, por ello un superior lo ha enviado como organizador del operativo, con la ilusión que falle él para que le Arcángel haga el trabajo sucio de desaparecerlo, esa es una maniobra muy usada para desaparecer a los personajes incómodos, se les da una oportunidad ante un caso que seguramente causará un desastre y así, se unen a las bajas en el cumplimiento del deber. El joven capitán Mijares nervioso también decide ordenar una tregua antes de hacerse de la cacería del enmascarado, decide que lo mejor por el momento es ver las intenciones del objetivo y en el caso que la lucha se efectué normalmente, permitir al luchador defender el nombre de su padre.
-Entonces… ¿dejaremos que el Hijo del Arcángel lo encare?- uno de los agentes de élite que lo acompañan cuestionan la instrucción de Mijares-. Podemos evacuar a las personas para realizar el operativo sin dañar a los ciudadanos.
-¿No me escucharon?- De modo serio e imponente Mijares reitera la orden-. La instrucción es apoyar al Hijo del Arcángel, dejemos que defienda su Honor, el que no lo entienda es porque no lo conoce.
Tímidamente el Juez del moño repasa las reglas para el encuentro, las normas son las de cualquier lucha de apuesta, dos de tres caídas sin límite de tiempo, el que venza dos veces a su oponente gana, si alguien interviene para ayudar a alguno de los oponentes causará la descalificación del beneficiado. Se supone una lucha limpia y con más tímida expectativa, permite que suene la campana.

Damián y el Hijo de la leyenda se aproximan a sus respectivas esquinas, cuando la campana suena se acechan circundando la zona del centro, Damián no tiene mucha noción luchística pero considera que las artes marciales y conocimientos de judo le serán útiles, aunque no tanto como el temor que inspira al ser considerado como el vencedor de seres monstruosos, en los ojos de su oponente ve el temor que este le tiene a él y su fama de ente supra humano.
El Hijo del Arcángel se encomienda al santo de su devoción, sabe que su enemigo podrá verse similar a él, aunque además puede manipular descargas de energía y tiene una fuerza sobrenatural, espera ver la primera reacción. Damián intenta aproximarse al rival con una patada voladora y su majestuosidad ocasiona que este se paralice recibiéndola sin oponerse, la gente en las gradas se sorprende al ver la superioridad mental del arcángel malvado.
-¿Así se defiende un ídolo del pancracio?-Damián cuestiona a su contrincante al ver que no intentó esquivarlo.
El hijo del Arcángel se duele del pecho y con un arranque de rabia se lanza sobre Damián, ambos entrelazan los dedos y demuestran su fortaleza al compararla con la del otro, la gran musculatura del luchador hace evidente su ventaja sobre el pequeño Arcángel que comienza a retroceder, es cuando con este gesto un aire de confianza empuja al luchador a pensar que podría ser rival del Arcángel espurio, Damián para escapar del castigo da una patada frontal para acomodarse y dar un giro soportando las manos de su contrario y favorecerse en posición, movimiento que copió cuando antes Abraham enfrentara al toro gigante aquella noche en el estadio. Como buen intérprete, Damián emula al autor de su imagen y logra aventajarse, ante una muestra de dolor en el rostro del rival, Damián con una maniobra acrobática gira sobre el brazo del luchador para someterlo y llevarlo al piso, logrando una fuerte palanca hace que el Hijo del Arcángel se retuerza tirado del dolor, como mero trámite el réferi pregunta si se rinde pero espera que no sea así. Damián fácilmente se monta en el otro para hacer la llave que daría tantos triunfos al primer Arcángel, la famosa “de a caballo” era aplicada irónicamente al heredero del nombre, ante un fuerte castigo a la espalda, este se rinde.
Damián ha logrado someter a un profesional con cierta facilidad, su misión de defender el nombre para Abraham nunca se vi más posible como ahora. Tras el sonar de la campana cada quien retoma si esquina.
-Deberíamos de prepararnos ya- el segundo al mando de la policía ofrece al jefe.
-Falta aún una caída, no interrumpiremos.
-Bien Abraham, estoy comenzando a pensar que tengo todo para convertirme en el Arcángel- Damián se dice a sí mismo al ver la situación favorable.
-Mi padre nos e rendiría, debo luchar, aún me queda otra caída- Reflexiona enérgicamente el hijo del enmascarado al sentirse al borde de la derrota.

1 comentario:

  1. La arena estaba de bote en bote,
    La gente loca de la emocion
    En el ring luchaban los cuatro rudos
    Idolos de los aficion

    El santo, el cavernario, blue demon y el bulldog,
    El santo, el cavernario, blue demon y el bulldog,
    Y la gente comenzaba a gritar,
    Se sentia enardecida sin cesar

    Metele la wilson, metele la nelson, la quebradora y el tirabuzon
    Quitale el candado, picale los ojos, jalale los pelos, sacalo del ring!!!!

    ha ha ha!! gracias por seguir compartiendo tu trabajo con nosotros.No dejes de mejorar.

    un beso!
    Sonny.

    ResponderEliminar