viernes, 30 de julio de 2010

Por fín Abraham logra salir del Templo, Damián vs Lilith y se acerca el encuentro entre Abraham y Arturo.

Episodio 39: Sin respeto a nada
Los héroes no son mártires que sufren apasionados por rescatar al mundo o a otros sujetos, tampoco defienden causas pro que es su obligación. Los héroes deben proteger al débil porque creen en eso, el ayudar les hace feliz y saben que el bien es mayor si es para todos, por eso abandonan sus propias personas, se olvidan de ser ellos mismos y se hacen el bien en persona, el bien como virtud y continuidad, lo que defienden lo hacen bajo un solo criterio, la justicia.
Empero en esta ocasión no se trata esto de actos heroicos, en realidad no hay qué salvar, y la mayor injusticia posible es el abandono de la persona en sí misma. La decisión que Abraham está por tomar no es sino la proclamación de su eterno carácter, es la manifestación más explícita de los actos de toda su vida. Si él está vivo recostado boca arriba viendo de frente a Yibrail mientras este reclinado lo mira con una sensación de alegría, no es por otra cosa que por lo que ha hecho siempre, defender a quien está en problemas para que pueda esta persona concluir con lo planeado. Una idea que la mayoría de la gente pensaría es un acto de valor y que para Abraham es el pan diario.
-¿Qué hiciste con la granada entonces?, ya no supe en qué terminó la historia- Yibrail cuestiona a Abraham como si no hubiera acabado de salir de un encierro de días.
-Este… Pues aprendía comer granada- Abraham aún mareado dice con seguridad.
-De eso se trata- Yibrail sonríe-. Sé que siempre has sido el blanco de ocasiones que para otros son jugarretas del destino, mas nunca te dejas vencer. Y aunque fue necesario probarte, nunca he dejado de creer en la gente como tú.
-Espera, estoy muy confundido, ¿qué pruebas?, no sé de qué hablas.
-Pareciera que en tu historia estaba escrito que tendrías que venir a este lugar- Señalando el ángel su alrededor y con un giro de su dedo terminando el recorrido en el pecho de Abraham-. Tenías que reafirmar tu compromiso de paladín.
-¿Paladín?
-Nosotros no hablamos como ustedes, aunque puedes entenderme del mismo modo que hablas tú, eso que crees que es un paladín, es lo que tenías como objetivo ser- hunde un poco su dedo en el pecho de Abraham-. Algo te hace resistirlo y es normal, tienes pasiones y deseos, y contrariado todo ello, siempre has querido ayudar porque confías en las personas, elegiste el camino de ayudar antes de tu vida misma.
Abraham tiene conciencia de lo que ocurrió la noche que se enfrentó a unos ladrones ante los que casi muere. Del mismo modo un recuerdo le señala que ese día Damián estaba presente.
-Veo cosas, he estado en no sé donde, y no sé dónde está mi compañero, no tengo tiempo para estar tomando lecciones, si no lo encuentro el…
-Felipe no existe, era una representación que entendías como una figura vulnerable y dependiente, al final de cuentas siempre hay discriminación en un corazón humano.
-Yo no discrimino a nadie, por eso lo busqué. Para rescatarlo.
-Eso es falso, los seguiste porque llegaste a pensar que nunca saldrías de aquí, y tenías miedo a estar solo, siempre has tenido miedo a eso. En la primera cámara por ello no se parecía nada en un principio, después decidimos tomar otro de tus temores de menor grado.
-¿Eligieron?
-Este es el templo de una antigua deidad, y solo los guerreros más valiosos podían entrar y salir de él con vida, era necesario que pasaras por las mismas pruebas.
-Eso ya lo entendí, solo que tú… Bueno, pareces un ángel y este templo creo que es prehispánico, además, ¿qué quieres decir con que decidieron?
-No tendría que explicarte que la verdad es la misma en todas partes, no tienes tiempo para discutir eso, además es una respuesta que tú debes conocer por ti solo.
-¿Eso significa que me dejarás salir?, ¿he superado las pruebas?
-En realidad… mostraste todas las fallas, se diría que fue un fracaso, aunque aún te queda una prueba más- Yibrail aleja su dedo de Abraham para apuntar a un extremo luminoso de la cámara- Solo te lo diré una vez más para que tengas conciencia sobre lo que se te avecina.
-No comprendo nada de lo que estás diciendo, ¿por qué me prueban?
-En la primera cámara tuviste que enfrentar uno de tus temores, tenías que demostrar que eres capaz de encarar uno de tus miedos, aunque no enfrentaste tu temor original, hiciste buen trabajo con el ratón. Después tuviste que reconocer tus errores y hacerte responsable del camino que sigues, no es digno de ser un arcángel, ni humano ni cosa. Algo que se la pasa quejándose de ser lo que es, y no porque haya una dignidad, si no porque algo que se niega a sí mismo nunca podrá desarrollarse en su propio bien, por ello el autoconocimiento es la base para que respetes algo, quien no conoce sus límites ni los reconoce, al igual que sus aciertos, se forma como un engreído. En la cámara pasada te dimos a escoger entre tener o no un obstáculo, exactamente lo que considerabas que menos te ayudaría fue lo que materializamos, prefieres tener un herida fuerte o que el enigma represente un reto casi imposible a tener que cuidar alguien a quien consideras menos que tú. Ese es tu defecto más grande.
-Yo no consideraba a Felipe…
-Eso dice tu mente, pero tu corazón aún tiene oscuridad, pero al final mostraste que puedes hacer a un lado esos prejuicios y verlo como tu igual, dado que nunca pensaste deliberadamente en abandonarlo, por el contrario te preocupaste por no herirlo, salvarlo e incluso confiar en él. El que pudieras confiar en alguien más débil es muestra que pensabas que aunque él se equivocara, podrías arreglar las cosas, así es como demostraste la confianza que puedes tenerte.
-¿Entonces?
-Ahora debes salir de aquí y continuar tu marcha
-¿Qué nos e supone que faltaba una prueba?
-Abraham, el mundo es una prueba, es tu desafío y el ir siempre alerta no nos lo demostrarás a nosotros, en la vida tendrás que hacerlo, porque en cuanto te descuides un ángel como yo o quizá otro… Vendrá por ti. Eso siempre ha ocurrido así, como portadores de la gran voluntad también estamos merodeando todo, y quienes se acercan a nosotros descuidadamente, ya no pueden continuar.
Yibrail exalta sus alas acuosas y tras él como si se trataran de fantasmas borrosos centenas de figuras se manifiestan, él materializa una especie de trompeta en su mano y ve como los demás hacen algo similar con distintos objetos, los dos más cercanos tienen un bastón largo y una espada respectivamente. Abraham apenas y comienza a distinguir más que los objetos cuando le llama la atención un ángel lejano con una especie de guadaña y un aspecto del todo oscuro.
-Será mejor que no lo mires tanto o él te mirará a ti- Yibrail reprende levemente a Abraham para que lo volteé a ver-. Él tiene las mismas facultades que yo, la diferencia es que yo si te avisaría si viniera por ti, en cambio él solo te tomaría.
Un viento rosa se lleva las imágenes y comienza a borrar poco a poco la bóveda donde se encuentran.
-Abraham: amigo de Dios- El ángel logra apoderarse de la completa atención del joven-. Un poderoso acontecimiento ha amenazado con el día que iremos a tu mundo para ir por tus similares. Mikhal contempla su espada y aprecia su reflejo en ella, si evitas que nosotros intervengamos podría decirse que a pesar de todos tus defectos, habrás superado al Abraham que entró aquí. Si escoges evitarlo claro está.
-¿Puedo elegir?
-Siempre lo has hecho, recuerda la segunda sala, esto no es una petición es solo una advertencia de lo que ocurrirá, es asunto tuyo si decides hacerte cargo o esperar a ver como nosotros nos encargamos de guiar las almas. Por cierto, el espíritu de Fuji que continuaba en ti, ahora ya descansa, no volverás a usar sus plumas.
Todo es más borroso y claro, Abraham comienza a cubrirse los ojos por la luz.
-Recuerda Abraham, tu vida es el resto de la prueba, fallaste en las anteriores, así que aprende de ello.
Abraham pierde su orientación y se halla en medio de una habitación completamente luminosa, frente a él una figura con forma de maíz tallada en piedra, cada grano tiene en relieve delicado pequeñas inscripciones. Abraham tiene el presentimiento que debe tocarlo, al hacerlo siente un gran alivio mental y su cuerpo sano. Aparece con su vestidura del Arcángel en un lugar abierto. El cielo está nublado y hace algo de frio.

Damián siente presión por parte de Lilith, no obstante decide no mostrar incomodidad como lo hace ella, en cambio le muestra una sonrisa con la que ella se siente mejor.
-¿Este ejercito es tan poderosos y está a mis órdenes?- Damián aprecia a los espectros.
-Así es, siempre y cuando sirva al líder ellos le seguirán pues están entregados a la causa- una solemne Lilith con reserva le contesta.
Damián extiende su mano apuntando a los espectros sospechando de lo que es capaz de hacer.
-¿Sucede algo capitán arcángel?- Lilith se preocupa por la postura adoptada pro Damián.
-Sucede que este ejército no está a mi nivel- Damián crea sobre los espectros una nube que al disiparse muestra una esfera casi transparente pero oscura, la rodean rayos que crecen y comienzan a recorrer con dirección a los espectros, inmediatamente el ejército los intenta evadir mas no pueden la mayoría-. ¿Y es esta tu élite?
Los rayos crecen y parten por la mitad a las figuras, otros son absorbidos por la esfera la cual se revoluciona sobre su eje. Lilith entra en pánico y ordena atacar a Damián, pero cuando lo intentan atacar intentando robarle energía, caen al piso como si absorbieran un espíritu venenoso, ahí sus ropajes se disuelven y los cuerpos, dejando expuestos esqueletos deformes que también desaparecen rápido. Damián ríe y en un instante fulmina a todos los espectros al servicio de Lilith, en los laboratorios también circula una neblina que cubre todo y después de pasar no deja a ningún trabajador de SPTTRO de pie. Damián ha desaparecido a todos excepto a Lilith, tensa sus músculos como si hubiera recibido un estímulo placentero y aprecia sonriendo sus puños. Después de dar una gran carcajada aprecia a una Lilith que de rodillas y derrotada queda impactada por lo que acaba de presenciar.
-¿Qué hiciste?- tartamudea un poco al ver al ser sumo poderoso en que se ha convertido Damián-. Con solo un movimiento, destruiste a todos.
-No necesito a un ejército de débiles, deberías agradecerme por reducir la plantilla, si alguno hubiera resistido lo hubiera contemplado, pero ya vi que tu compañía es débil, y yo… ¡No necesito ayuda de débiles!- Expulsa parte de su poder y hace temblar el sitio-. Si este es el poder que puede controlar tu líder, entonces él también debería ser reducido, no necesito de su ayuda y menso de su consentimiento para instaurar un nuevo orden. Sí, el mundo es un asco y debe ser redimido, pero él no es alguien capaz de conducir esta empresa, por el contrario… Él solo me estorbará, así que también lo eliminaré, por tu parte, si decides serme fiel, te permitiré seguirme, y si no, correrás con el mismo destino.
-¡No cuentes con ello!- Lilith se levanta y con un brillo oscuro crea una armadura sobre su cuerpo-. Jamás seguiré a un enloquecido como tú.
-Más respeto muchachita, estás enfrente del futuro Dios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario